ENVÍO GRATIS Compras superiores a 100€ (Solo Península)

La enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal es, con mucho, el problema de salud número uno en pacientes animales pequeños. A los dos años de edad, el 70% de los gatos y el 80% de los perros tienen algún tipo de enfermedad periodontal. Los perros pequeños y de raza toy son particularmente susceptibles.
A pesar de su prevalencia, la enfermedad periodontal es muy poco diagnosticada. Esto se debe en parte a la falta de educación, pero sobre todo porque hay pocos o ningún signo clínico exterior. Por lo tanto, la terapia generalmente llega muy tarde en el curso de la enfermedad, si es que alguna vez lo hace. En consecuencia, la enfermedad periodontal también puede ser la enfermedad más subtratada en nuestros pacientes. Esta falta de diagnóstico y pronta terapia es preocupante, ya que la enfermedad periodontal no controlada tiene numerosas consecuencias locales y potencialmente sistémicas. Las consecuencias locales incluyen fístulas oronasales, lesiones perio-endo de clase II, fracturas patológicas, problemas oculares, osteomielitis y, posiblemente, un aumento en la incidencia de cáncer oral. Las enfermedades sistémicas, que se han relacionado con la enfermedad periodontal, incluyen enfermedades renales, hepáticas, pulmonares y cardíacas, osteoporosis, artritis, efectos adversos del embarazo y diabetes.

La enfermedad periodontal se describe generalmente en dos etapas: gingivitis y periodontitis. La gingivitis es la etapa inicial reversible, en la cual la inflamación se limita a la encía. La inflamación gingival es creada por microorganismos en la placa dental y puede revertirse con una profilaxis dental completa y un cuidado
constante en el hogar. La periodontitis es la etapa posterior, y se define como una enfermedad inflamatoria de las estructuras de soporte más profundas del diente (ligamento periodontal, cemento y hueso alveolar) causada por microorganismos. A la inflamación le sigue la destrucción progresiva de los tejidos periodontales, lo que lleva a la pérdida de inserción. Esto se puede observar como recesión gingival, formación de bolsa periodontal o ambas. Además, la pérdida de hueso periodontal es irreversible sin cirugía regenerativa avanzada. Aunque la pérdida ósea es irreversible, es posible detener su progresión, pero es más difícil mantener los dientes con enfermedad periodontal.

Por ello, compañeros les recordamos que una revisión dental a tiempo y la realización periódica de limpiezas dentales es de vital importancia para nuestros amig@s. No descuides su salud bucodental, consúltanos y te ayudaremos.