ENVÍO GRATIS Compras superiores a 100€ (Solo Península)

Category Archives: Blog

Prevención de la hipotermia

Prevención de la hipotermia

Prevención de la hipotermia.

En continuación del anterior artículo publicado en el número previo de la revista colegial donde comentábamos cuestiones sobre la pérdida de calor y la hipotermia, completamos con una breve exposición acerca de la prevención de la hipotermia intraoperatoria y postoperatoria, esperamos, sea de su agrado compañeros.

Precalentamiento

El calentamiento físico de los perros y gatos antes de inducir la anestesia (de 30min a dos horas) reduce considerablemente la incidencia de hipotermia intraoperatoria y de escalofrios postoperatorios. El calentamiento aumenta la temperatura periférica y reduce la caída inicial de la temperatura interna de la fase 1, ya que la redistribución del calor depende del gradiente existente entre la temperatura periférica y la interna: cuanto más alta es la periférica al inicio de la anestesia (obviamente de forma racional), menor es la redistribución del calor en la fase incial.

Rasurado y preparación quirúrgica

El rasurado del campo quirúrgico debe minimizarse en cuanto a la pérdida de calor se entiende porque el pelaje es un aislante natural, si bien, debemos priorizar los principios de asepsia, por tanto, este principio podemos tomarlo con limitaciones. Deben evitarse en la preparación del campo quirúrgico el uso de alcohol y similares que aumenten la pérdida de calor por evaporación.

Temperatura ambiental

La temperatura del quirófano determinará el alcance de la pérdida de temperatura por radiación y convección desde la piel, y por evaporación desde las incisiones quirúrgicas. Una temperatura inferior a 26ºC se ha relacionado con temperaturas corporales significativamente inferiores en los gatos (Steinbacher et al.,2010), no obstante, esta temperatura probablemente hará que el personal trabaje incómodo debido al calor.

Puede producirse una caída considerable de la temperatura corporal entre la administración de la premedicación o medicación preanestésica y la inducción porque a menudo los animales quedan expuestos a entornos frios y la producción de calor también se reducirá desde ese mismo instante debido a los fármacos utilizados. La pérdida excesiva de calor previa puede reducirse utilizando entornos cálidos, cubriendo con mantas o evitando un movimiento de aire excesivo a su alrededor. Importante en nuestro entorno clínico es evitar el contacto con la mesa de acero desde la premedicación hasta la inducción como decíamos, instantes que aprovechamos a menudo para cateterizar venas, rasurar, etc.

Uso de líquidos intravenosos precalentados

La temperatura de los líquidos administrados por vía intravenosa no debe exceder la temperatura del cuerpo del paciente, por tanto, no pueden utilizarse para calentar al animal. El uso de líquidos precalentados no tiene ningún beneficio termodinámico. Sin embargo, la pérdida de calor puede llegar a ser importante cuando se administran por vía intravenosa grandes volúmenes de soluciones más frías. Para limpiar cavidades, articulaciones, es necesario utilizar líquidos atemperados con el fin de reducir la pérdida de calor.

Calentamiento de las vías respiratorias y anestesia de flujo bajo

A través de las vías respiratorias sólo se pierde el 10% del calor producido metabólicamente, incluso cuando los pacientes respiran mezclas de gases secos fríos. El uso de un flujo bajo (<200ml/min) o fracción de reinhalación >75% conservará el calor y la humedad en el sistema respiratorio. Además, la reacción de la cal sodada con el CO2 es exotérmica, y esto añadirá calor al gas en los sistemas con reinhalación.

Métodos de calentamiento superficial pasivo

El aislamiento pasivo reduce la pérdida de calor cutáneo un 30% (una capa) a un 50% (tres capas), y puede lograrse con mantas, paños, láminas metálicas o plásticos como el de burbujas. Estos materiales disminuyen la pérdida de calor por radiación, conducción y convección, pero no reducen la caída de la temperatura central durante la fase inicial.

Métodos de calentamiento superficial activo

En la mayoria de pacientes las intervenciones que duran más de una hora requieren una forma de calentamiento activo para prevenir la hipotermia intraoperatoria. Las mantas eléctricas o de agua caliente circulante son relativamente ineficaces si se colocan bajo el paciente (aunque ayudan) porque el peso corporal reduce el fluo de sangre capilar en las zonas en contacto directo con el colchón y puede impedir la transferencia de calor al compartimento central. Además, la combinación de calor suministrado externamente y la reducción de la perfusión del tejido local pueden causar lesiones términcas incluso cuando la temperatura del colchón no supera los 40ºC, por lo que, es aconsejable utilizar un aislante entre la manta de calor y el paciente como puede ser una entremetida o una toalla.

El uso del aire caliente forzado es con mucho el sistema más eficaz para el calentamiento intraoperatorio.

Dirofilariosis canina

Dirofilariosis canina

La dirofilariosis es una nematodosis que afecta al sistema cardiorespiratorio causada por Dirofilaria immitis, comúnmente conocida como “gusano del corazón” porque puede llegar a hospedarse en este órgano, pero habitualmente, se encuentran en las arterias pulmonares y ocasionalmente en el ventrículo derecho. Aunque nos interesa hablar de la enfermedad en los perros, también son susceptibles los gatos, hurones incluso el ser humano.

filaria

Se trata de una enfermedad vectorial, transmitida por mosquitos culícidos que se alimentan sobre el hospedador definitivo (un cánido doméstico o silvestre) para depositar larvas L3, que penetran en la piel del perro a través de la herida que produce la picadura. El periodo de prepatencia (antes de desarrollar clínica) suele rondar los 6 meses.

Los vectores que intervienen en el ciclo biológico necesitan zonas encharcadas para el desarrollo de sus larvas, por lo que la dirofilariosis limita su distribución a zonas con humedad constante (cuencas de ríos, zonas con vegetación, cultivos de regadío, etc). Estos mosquitos tienen actividad crepuscular, por lo que suelen alimentarse al caer el sol excepto el mosquito tigre (Aedes albopictus) que se alimenta de día. No debemos pensar que un perro que vive en un ambiente urbano, puede escapar a la infección, pues ejemplos de agua estancada (platos de macetas, cubos, piscinas, etc) podemos encontrar en nuestra propia casa.

filaria

Las infecciones por D.Immitis pueden producir enfermedad grave incluso la muerte. Con el aumento de la carga parasitaria, pueden aparecer signos clínicos como la pérdida de condición corporal, debilidad, disnea y tos crónica. Si el animal no recibe tratamiento, la enfermedad progresa hasta producirse la muerte por un fallo cardíaco congestivo de corazón derecho.

En Extremadura nos incluímos en una zona endémica por lo que recomendamos el testaje anual de los perros así como utilizar medidas profilácticas encaminadas a evitar la infección por este parásito.

 

¿Necesitas ayuda?

 

La temperatura corporal y su regulación durante la anestesia

En los mamíferos, la temperatura corporal está estrechamente regulada debido a que la función metabólica se deteriora tanto con la hipertermia como con la hipotermia. Todos los fármacos anestésicos deprimen el centro termorregulador y causan hipotermia. Esto se puede traducir en mayor incidencia de infecciones de las heridas postoperatorias, deficiencias en la coagulación, retraso en el despertar, mayor pérdida de sangre intraoperatoria, etc.

En el animal consciente, el calor no se distribuye de manera uniforme por todo el cuerpo. La temperatura central (tronco y cabeza) se mantiene estable gracias al centro de control central termorregulador mientras que la temperatura del resto del cuerpo es variable. Este gradiente se mantiene por la vasoconstricción termorreguladora.

La hipotermia deriva de un deterioro en los mecanismos centrales de control causado por los fármacos anestésicos, la exposición de la piel y cavidades a temperaturas ambientales más bajas entre otras.

La hipotermia inadvertida en perros y gatos puede clasificarse como leve (38,49ºC a 36,5ºC), moderada (36,49ºC a 34ºC) y grave (<34ºC) (Redondo et al., 2012 ab).

Se ha comprobado en ciertos estudios que más del 80% de los perros y un 97% de los gatos sufrían hipotermia (<38,5ºC) al final de una intervención bajo anestesia cuando no se aplicó calentamiento activo durante esta. De estos animales, un 3% de los perros y un 10% de los gatos sufrieron hipotermia grave (Redondo et al., 2012ab).

A continuación se describe cómo afecta la disminución de la temperatura corporal durante la anestesia de forma dinámica y siguiendo un patrón definido:

Fase 1: durante esta primera fase, se produce una disminución inicial rápida de la temperatura central (primera hora). Está inducida por un descenso, mediado centralmente, del umbral de temperatura, lo que provoca un aumento de la irrigación periférica para eliminar el “exceso de calor” unido a que los anestésicos generales (en su mayoría) producen vasodilatación periférica, aumentando así la redistribución de calor desde el compartimento central hacia el periférico.

Fase 2: de manera progresiva se sucede una reducción lineal lenta de la temperatura central (2-3 horas). En esta fase se produce una disminución adicional debido a que la pérdida de calor supera a su producción, lo cual se asocia a una importante reducción del metabolismo y a la producción de calor por parte de los músculos esqueléticos. Esta fase es el principal determinante de la gravedad de la hipotermia.

Fase 3: finalmente después de 3-4 horas de anestesia, la temperatura corporal alcanza una fase de meseta durante la cual la producción de calor es igual a su pérdida.

Atendamos a las principales causas de la pérdida de calor

La temperatura de las capas corporales superficiales es más susceptible a los factores ambientales que la temperatura interna. El calor se transmite desde el animal hacia el medio ambiente de cuatro maneras:

La radiación de ondas infrarrojas al entorno representa la mayor pérdida de calor en el paciente anestesiado.

Se pierde también continuamente calor por convección desde la sangre que fluye bajo la piel a las moléculas de aire que se mueven sobre la superficie, siendo ésta la segunda causa más importante de pérdida de calor.

Las diferencias de temperatura entre dos superficies adyacentes (ej: paciente y mesa) dan lugar a una transferencia de calor por conducción.

La evaporación de agua se produce principalmente a través de las vías respiratorias (gases médicos secos) pero sólo representa una pequeña cantidad de la pérdida de calor total. Sin embargo, las pérdidas de calor por evaporación de las zonas quirúrgicas y de las cavidades del cuerpo abiertas pueden contribuir considerablemente a la pérdida total de calor.

Complicaciones perioperatorias y consecuencias de la hipotermia

Algunas de las complicaciones más comunes en la clínica de pequeños animales ocurren debido los efectos que la hipotermia tiene en nuestros pacientes, a saber:

La hipotermia disminuye la concentración alveolar mínima de los agentes volátiles (CAM) y aumenta su solubilidad en los tejidos. Por lo tanto, en los pacientes hipotérmicos se requieren fármacos menos volátiles que en los normotérmicos que se someten a intervenciones similares.

La farmacocinética de los inyectables se ve alterada debido a cambios en la redistribución y el metabolismo.

La coagulación de la sangre también se ve afectada debido a un defecto “inducido por el frio” en la función plaquetar y porque los factores de la coagulación y enzimas implicadas en la cascada de la coagulación tienen una función reducida.

En anestesia humana se asocia la hipotermia a un aumento del 20% en la pérdida de sangre durante la cirugía.

También se reduce la función del sistema inmunitario y en consecuencia aumento de la incidencia de infecciones de la herida en el postoperatorio, retraso en la cicatrización, se puede prolongar el tiempo de hospitalización, etc. Además, en pacientes que llegan a tener escalofríos en el postoperatorio pueden aumentar su consumo de oxígeno un 400% además las fuerzas de cizalladura que se producen en la herida parecen aumentar la sensación de dolor.

El temblor por termorregulación no se produce hasta temperaturas corporales inferiores a 35ºC, puede tratarse reduciendo artificialmente el umbral de escalofríos con un agonista alfa-2-adrenérgico o petidina a dosis bajas.

Tras esta pequeña introducción a la regulación de la temperatura corporal durante la anestesia, se continuará con un siguiente artículo sobre la prevención de la hipotermia con los métodos frecuentemente utilizados en el ámbito clínico.

RECOMENDACIONES GENERALES SOBRE TRATAMIENTOS OBLIGATORIOS EN ANIMALES DE COMPAÑÍA.

RECOMENDACIONES GENERALES SOBRE TRATAMIENTOS OBLIGATORIOS EN ANIMALES DE COMPAÑÍA.

RECOMENDACIONES GENERALES SOBRE TRATAMIENTOS OBLIGATORIOS EN ANIMALES DE COMPAÑÍA.

Estas recomendaciones se basan no solo en las necesidades de control de la salud pública de las poblaciones humanas que conviven estrechamente con los animales de compañía, sino que tienen en cuenta las necesidades de manejo e higiene de estos animales, con el fin de lograr las condiciones sanitarias que aseguren también su propio bienestar físico y psíquico como seres sintientes. Nacen del conocimiento que tienen los veterinarios como profesionales de la salud, la protección y el bienestar animal y de la salud pública. Deben servir para facilitar el control de enfermedades zoonóticas relacionadas con los animales de compañía como la campilobacteriosis, la salmonelosis, la fiebre Q, la leishmaniosis, la leptospirosis, la toxoplasmosis o la hidatidosis, todas ellas con casos descritos en personas en España por la OIE en 2018 y para prevenir otras como la rabia.

TRATAMIENTOS OBLIGATORIOS COMUNES

Hay cuatro prioridades que deben ser comunes para todas las especies que se disfrutan como animales de compañía, que son la base de su control sanitario e higiénico y que comportan beneficios no solo para los humanos que conviven con los animales sino también para los propios animales. Estas cuatro prioridades que consideramos deberían ser obligatorias son:

1.-IDENTIFICACIÓN: Es esencial ya que no es posible realizar ninguna medida preventiva a corto, medio y largo plazo sin conocer sobre quienes se va a aplicar, tanto a nivel individual como de colectividad. Además es un arma fundamental para concienciar sobre la tenencia responsable y para evitar el abandono. El método más eficaz para una identificación óptima es el microchip y es aplicable en prácticamente todas las especies salvo que su tamaño reducido no lo permita. Debe implantarse por un veterinario, en un centro veterinario autorizado y, para que no sea solo un marcaje, es imprescindible que se incorpore la información sobre el propietario y el animal a una base de datos como las ya existentes a nivel autonómico y nacional.

2.-CHEQUEO ANUAL COMPLETO: Ya que supone no solo el momento de aplicar y/o controlar los tratamientos obligatorios básicos para cada animal, sino también constituye una ocasión para valorar si el mantenimiento del animal o animales chequeados es el correcto para su especie. Este chequeo es una oportunidad que tiene el profesional veterinario para formar e informar a los propietarios de los animales de compañía sobre todas las medidas que contribuirán a una convivencia exitosa y segura a nivel sanitario entre las diferentes especies animales y la sociedad, es imprescindible en el caso de los animales exóticos, de necesidades muchas veces desconocidas por sus propios dueños.

3.-VACUNACIÓN ANTIRRÁBICA: Supone un tratamiento obligatorio a nivel sanitario global, que debería se anual, para todo el territorio español y extensiva a perros, gatos y hurones, preferentemente con primovacunación y revacunación a los 21 días en los cachorros.

4.-DESPARASITACIÓN EXTERNA E INTERNA: De recomendación común en prácticamente todas las especies de animales de compañía, es una medida preventiva de bajo coste y muy eficaz contra zoonosis y enfermedades transmitidas por vectores.

TRATAMIENTOS OBLIGATORIOS POR ESPECIE

PERROS

  1. Identificación con microchip
  2. Chequeo anual completo, con especial atención por su componente zoonótico a la valoración de leishmaniosis (con serología anual o vacunación y tratamiento de los seropositivos) y de filariosis (por su papel en el desarrollo de alergias humanas).
  3. Vacunación antirrábica anual dentro de todo el territorio español. La primovacunación antirrábica debe ser reforzada con una segunda dosis. Vacunación contra leptospirosis por su componente zoonótico. También es recomendable la vacunación al menos cada 3 años contra parvovirosis, moquillo, hepatitis vírica y anual frente a “tos de las perreras”.
  4. Desparasitación trimestral contra vermes intestinales planos y redondos. En zonas endémicas de hidatidosis, por su componente zoonótico, es necesaria la desparasitación cada 45 días.
  5. Desparasitación mensual externa contra parásitos como ácaros, pulgas y garrapatas, posibles vectores de enfermedades humanas como la fiebre Q.
  6. Es esencial una correcta primovacunación de los cachorros, comenzando al mes y medio o dos meses. Revacunar con intervalos de 20 días a un mes.

GATOS

  1. Identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo, con especial atención por su componente zoonótico a la toxoplasmosis.
  3. Vacunación antirrábica anual dentro de todo el territorio español. La primovacunación antirrábica debe ser reforzada con una segunda dosis. También es conveniente la vacunación anual contra calicivirus, panleucopenia, rinotraqueitis, leucemia cada 3 años en gatos expuestos y peritonitis infecciosa.
  4. Desparasitación trimestral contra vermes intestinales planos y redondos. Si es una animalde vida en exterior, mensual.
  5. Desparasitación externa contra parásitos como ácaros, pulgas y garrapatas, posibles vectores de enfermedades humanas. En animales de interior puede realizarse cada tres meses. Si tienen acceso al exterior, mensual.
  6. Es esencial una correcta primovacunación de los gatitos, comenzando al mes y medio o dos meses. Test previo de leucemia e inmunodeficiencia antes de la vacunación. Revacunar con intervalos de 20 días a un mes.

HURONES

  1. Identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo. Especial control de síntomas de gripe, al ser sensibles a las cepas de la gripe humana y a la COVID.
  3. Vacunación antirrábica anual. También es recomendable la vacunación contra el moquillo.
  4. Desparasitación trimestral contra vermes intestinales. En animales que salgan o de cacería mensual.
  5. Desparasitación externa contra pulgas y garrapatas al menos trimestralmente. Si sale o caza, mensual.

CONEJOS

  1. Identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo. Especial atención a coccidiosis, dermatofitosis, leptospirosis y pasterelosis por su componente zoonótico.
  3. Vacunación semestral contra mixomatosis y enfermedad hemorrágica vírica.
  4. Desparasitación externa e interna cada tres meses en animales de interior.

PEQUEÑOS MAMÍFEROS (hamsters, cobayas, chinchillas, petauros, jerbos etc.)

  1. Si es posible por su tamaño, identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo, con especial atención en procesos neumónicos y parasitarios, tanto externos como internos, por su posible componente zoonótico. Especial atención en el chequeo anual a las condiciones de manejo de los animales por parte del propietario, para asegurar que cubren todas sus necesidades biológicas.

AVES DE JAULA Y PSITACIDAS

  1. Si su tamaño lo permite, identificación con microchip. Si no, utilizar el anillado.
  2. Chequeo anual completo, con especial atención a los procesos respiratorios por el posible componente zoonótico de la Clamidiasis. Es necesario vigilar el enriquecimiento ambiental y la socialización de estos animales, así como con su correcta alimentación.

TORTUGAS ACUÁTICAS Y TERRESTRES

  1. Si su tamaño lo permite, identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo. Las tortugas son posibles portadores de varias zoonosis entre ellas la salmonelosis, clamidiasis, leptospirosis, listeriosis y yersiniosis.

SAURIOS (Iguanas, varanos, geckos, camaleones, dragones barbudos etc.)

  1. Si el tamaño lo permite, identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo. Son en general reservorios potenciales de salmonelosis y de coccidiosis, posibles zoonosis. Es necesario tener muy presente sus necesidades ambientales de refugio, temperatura, humedad, exposición solar y sustrato y la adecuación de su alimentación.

SERPIENTES

  1. Si el tamaño lo permite, identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo. Pueden ser portadores permanentes de salmonelosis y se han identificado animales con microbacteriosis. También se puede considerar una zoonosis la presencia de pentastomidos (artrópodos). Es necesario tener muy presente sus necesidades ambientales de temperatura, humedad, exposición solar y sustrato.

CABALLOS. Si se quieren tener en cuenta como animales de compañía sobre todo en el caso de los animales de deporte, aun con su propia normativa.

  1. Identificación con microchip.
  2. Chequeo anual completo y revisión dental.
  3. Vacunación contra el tétanos y la gripe equina.
  4. Desparasitación regular al menos cada 6 meses.
  5. Herrado, si se realiza, al menos cada 8 semanas.

(Adaptado de las recomendaciones del Consejo General de Veterinarios de España)

Cinco consejos para el transporte de animales

Cinco consejos para el transporte de animales

Cinco consejos para el transporte de animales

En este artículo te brindamos unos tips a tener en cuenta:

1.-Revisar las regulaciones de viaje

Las regulaciones difieren con respecto al transporte de animales dentro del estado, interestatal e internacional y varían según la especie y el propósito del viaje (por ejemplo, venta, exhibición, vacaciones). Las regulaciones de importación están determinadas por el estado de destino; la oficina del veterinario estatal determina los requisitos para el transporte de animales hacia o dentro de ese estado. Las regulaciones estatales varían sustancialmente y con frecuencia se actualizan según las tendencias actuales y los riesgos de transmisión de patógenos. La mayoría de los estados exigen prueba de la vacunación contra la rabia actual y un Certificado de inspección veterinaria como mínimo, aunque la edad mínima para la vacunación contra la rabia varía. Los perros importados de un país libre de rabia pueden estar exentos de la vacunación por parte de los Centros para el Control de Enfermedades, pero están sujetos a las regulaciones estatales.

2.-Se debe realizar un examen físico completo, administrar tratamientos preventivos (p. Ej., Control de parásitos internos y externos, vacunaciones básicas) y proporcionar asesoramiento sobre esterilización / castración según corresponda. Se debe crear un plan de evaluación de seguimiento para los animales para los que el viaje o la reubicación serán temporales, particularmente si el destino del viaje tiene riesgos importantes de enfermedades infecciosas.

3.-Los animales que viajarán deben tener una identificación adecuada (es decir, identificación permanente con un microchip). Los collares y las etiquetas son muy visibles y no requieren equipo especial para leer; sin embargo, se pueden perder, robar, dañar o retirar. La funcionalidad de los microchips existentes debe confirmarse mediante un escáner de microchips y la precisión de la información de registro debe verificarse en la base de datos antes de salir de viaje.

4.-Identificar y mitigar los riesgos específicos de viajes

Los riesgos de enfermedad varían según la región geográfica  junto con las actividades que podrían aumentar el riesgo de exposición del animal. Los riesgos de exposición incluyen el contacto con otros animales, la exposición a cuerpos de agua naturales, la exposición a especies hospedadoras de vectores y reservorios, variaciones estacionales y el potencial zoonótico de los patógenos que se pueden encontrar.

5.-La salud y el bienestar del comportamiento de un animal deben protegerse durante su transporte. Las cinco libertades (es decir, estar libre de hambre y sed; estar libre de malestar; estar libre de dolor, lesiones o enfermedades; libertad de expresar un comportamiento normal; estar libre de miedo y angustia) proporcionan un marco útil para evaluar el bienestar animal durante el proceso de transporte y pueden guiar los planes individuales de tratamiento de los animales.  Estresores ambientales (por ejemplo, temperaturas extremas, el impacto de varios modos de transporte), métodos para reducir el estrés animal individual (por ejemplo, el uso de feromonas, juguetes y golosinas, oportunidades de ejercicio y eliminación), y la aclimatación a las condiciones de viaje esperadas (por ejemplo, entrenamiento en jaulas, habituación a los viajes en automóvil) deben evaluarse. Se puede considerar el uso de ansiolíticos para pacientes individuales. No se recomienda el uso de sedantes o tranquilizantes (p. Ej., Acepromacina) e incluso puede estar prohibido para los viajes aéreos. 

Esperamos sea de interés. Nos vemos por la clínica. Saludos